Artículos

¿Conoces la diferencia del IoT y el IoE?

Comparte este contenido:

Conocer cuál es la diferencia del Internet de las Cosas y el Internet de Todo te ayudará a comprender cómo será el futuro de la conexión entre objetos y personas.

Pueden sonar como conceptos similares, pero, ¿conoces realmente cuál es la diferencia del IoT y el IoE? Es decir, entre el Internet de las Cosas y el Internet de Todo. Lo cierto es que debes saber que no es lo mismo, y es importante que aprendas a diferenciarlos.

KEY INSIGHT

De alguna manera, puedes ver el Internet de las Cosas como el equivalente de una línea de ferrocarril, incluidas las vías y las conexiones, mientras que el Internet de Todo es todo eso y mas: los trenes, máquinas expendedoras, personal, clientes, condiciones climáticas, etc.

Cuando hablamos del Internet de Todo versus el Internet de las Cosas, es que las “cosas” son objetos físicos. Lo que esto significa, es que cualquier “cosa” que tenga presencia en la vida real, como una computadora, un smartphone, un reloj inteligente o incluso un termostato, tipo Nest, puede considerarse como una “cosa”.

Cuando se piensa en dispositivos conectados, comúnmente se cree que son elementos que pueden interactuar a través de una conexión a Internet, como cambiar automáticamente la temperatura: un termostato Nest.

Algunas personas, incluso, piensan en el Internet de Todo como la tecnología para leer los datos de todo tipo de dispositivos conectados.

Puede que esto es cierto, pero debes tener en cuenta que, incluso hoy, internet, tal como la conocemos, no está hecho sólo de dispositivos físicos. Por ejemplo, el sitio web más grande del mundo, Google, no se puede considerar como una entidad física. Existe en algún lugar de la nube. Esto también incluye algunos servicios que puedes usar todos los días, como Dropbox o Instagram. Esta es la primera adición a Internet de Todo: servicios que no puedes señalar con un dedo y decir: “Eso existe en este espacio físico”.

Pero internet también está compuesto por muchas más cosas que sólo los servicios en línea que utilizamos. También está compuesto por flujos de datos que pasan entre las conexiones.

El Internet de Todo conecta todos estos conceptos separados en un todo cohesivo. No se trata sólo de permitir que los dispositivos se comuniquen entre sí, sino de permitir que todo hable el uno del otro.

De alguna manera, puedes ver el Internet de las Cosas como el equivalente de una línea de ferrocarril, incluidas las vías y las conexiones, mientras que el Internet de Todo es todo eso y mas: los trenes, máquinas expendedoras, personal, clientes, condiciones climáticas, etc.

Cuando algunas personas usan el Internet de las Cosas, en realidad están hablando de Internet de Todo, y viceversa. Entonces, ¿estos términos realmente importan? Por supuesto que sí.

El Internet de Todo trae consigo muchos más desafíos que el Internet de las Cosas. Este último, por ejemplo, tiene el problema de que usa una API completamente diferente para hablar entre los equipos. Claro, hay algunos dispositivos que usan los mismos estándares, pero casi todos los fabricantes están en una guerra de estándares, lo que significa que los desarrolladores no pueden usar la misma API para conectarse entre ellos.

Estos estándares en competencia y diferentes fuentes de datos son perjudiciales para crear el futuro.

Considera la razón por la cual Internet se convirtió en uno de los grandes cambios en la historia de la humanidad. Todo comenzó con personas con diferentes conjuntos de habilidades y preferencias trabajando para resolver los problemas que enfrentan todos los días.

Por el momento, es difícil para este tipo de personas coordinarse entre sí y dispositivos con estándares y formatos de datos en competencia. Si un desarrollador construye algo que utiliza Dropbox como almacenamiento de datos, entonces a otro desarrollador le resultará más difícil integrar su servicio usando Dropbox en él.

Con el Internet de Todo se espera resolver este problema de atender a aquellos que usan diferentes lenguajes de programación, o crear APIs que funcionen de cierta manera con similitud, ya que con ello se permite a los desarrolladores personalizar sus endpoints y seleccionar sólo los servicios que necesitan.

Este punto es una consideración importante tanto para Internet de las Cosas como para Internet de Todo, ya que cuando “todo” esté en línea, es decir, toda esa gran cantidad de datos, dispositivos, servicios y cosas puedan integrarse, todo cambiará. Esto es lo que debes comprender entre los dos conceptos.

Descarga ebook ¿Qué es IoT?

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.