Artículos

El trabajo entre el hombre y robot ¿es seguro?

Comparte este contenido:

Los cobots son robots colaborativos que trabajan como asistentes de los humanos en tareas que requieren de automatización, precisión y seguridad.

Un estudio estima que los robots que operarán a nivel global se incrementarán de un millón 828 mil unidades que había en 2016 a tres millones 053 mil unidades para 2020, con un crecimiento de 14% entre 2018 y 2020.

KEY INSIGHTS:

  • Lo que se busca con estos robots es que el trabajo en conjunto con las personas sea segura y puedan laborar hombro con hombro.
  • Equipados con potentes computadoras, estos cobots son interoperables y pueden sumarse a la ola del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés).
  • Entre sus tareas también se encuentra el apoyo técnico, es decir, realizan trabajos que son desagradables, extenuantes o inseguros para las personas.
  • Por todas sus cualidades, empresas de las industrias de la construcción, la automotriz, de salud o hasta el sector de espectáculos pueden beneficiarse de los cobots ya que resuelven tareas difíciles, inseguras o que requieren de alta precisión.

Aunque podría pensarse que los robots son una tecnología de países como China, Corea, Japón o Estados Unidos, la realidad coloca a México en el escenario como el octavo mercado en el suministro anual de robots industriales con la generación de cinco mil 900 unidades en 2016.

Pero la relación entre los robots y los humanos no es tan sencilla,  por lo que se crearon los cobots o robots colaborativos que fueron diseñados para trabajar con los humanos.

Lo que se busca con estos robots es que el trabajo en conjunto con las personas sea segura y puedan laborar hombro con hombro.

Estos cobots se han hecho cada vez más populares ante el incremento de las soluciones de automatización en diversas industrias como en la manufactura.

Pero ¿qué hace un robot colaborativo o cobot? No te confundas, no todos los robots con colaborativos, los que fueron desarrollados para serlo tienen la cualidad de estar “capacitados” para realizar tareas como un trabajador más.

Por ejemplo, en una planta de producción de moldes de plástico, un cobot toma botellas de la cinta transportadora y las coloca en un contenedor, al llenarlo un empleado humano le entrega un nuevo contenedor para que siga con su tarea.

Equipados con potentes computadoras, estos cobots son interoperables y pueden sumarse a la ola del Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés).

Debido a que están programados, fomentan la transparencia en el uso de información que no pasa por manos humanas y recopilan datos que se envían a otros sistemas para su análisis.

Tareas que realizan

Entre sus tareas también se encuentra el apoyo técnico, es decir, realizan trabajos que son desagradables, extenuantes o inseguros para las personas.

Más allá de su compatibilidad con el Internet de las Cosas y con la Industria 4.0, los cobots juegan un papel importante entre las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) pues al ser asequibles permiten que se modernicen con facilidad.

La versatilidad y facilidad de uso permiten que los cobots puedan utilizarse en procesos que no estaban automatizados ayudando a que todas las empresas y que nuevos procesos productivos se sumen a la robótica y a las nuevas tecnologías.

Una ventaja más radica en que estos robots colaborativos no sólo se conectan con otros dispositivos o sensores, también pueden ser programados por humanos de manera que pueden mejorar su operación y actualizarse de manera continua.

¿Cómo son los cobots?

Al hablar de robots colaborativos cuya labor es ser una especie de asistente de las personas, puedes imaginarte prácticamente un humano con forma de robot, sin embargo, no es así.

El cobot puede tener distintas formas y se adapta de acuerdo a las necesidades y tareas que llevará a cabo, por lo que puede ser un brazo articulado o tener varias extensiones para realizar diversos trabajos al mismo tiempo.

Por todas sus cualidades, empresas de las industrias de la construcción, la automotriz, de salud o hasta el sector de espectáculos pueden beneficiarse de los cobots ya que resuelven tareas difíciles, inseguras o que requieren de alta precisión para los humanos.

Transformación tecnológica

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.