Artículos

¿Funciona el Big Data para ganar elecciones?

Comparte este contenido:

El uso de información y su análisis en internet han demostrado que el Big Data si ayuda a ganar elecciones, y sólo depende de que se cuente con el personal ideal para lograrlo.

Las campañas políticas se han vuelto aún más complejas a lo largo de los años, a medida que los electores son más críticos y usan más las redes sociales para informarse. Es aquí cuando muchos de los que contratan el uso de las nuevas tecnologías se preguntan si funciona el Big Data para ganar elecciones.

KEY INSIGHT

El mejor ejemplo a la fecha fue la campaña del ex presidente estadunidense, Barack Obama, quien utilizó las bases de datos de votantes y la información provista por las encuestas, para ganar las elecciones presidenciales.

Si bien las campañas utilizaron los datos que pudieron tener en sus manos en el pasado, la cantidad de información específica disponible ahora (gracias al Big Data) ha sido una bendición para los políticos que esperan apuntar a votantes específicos y obtener nuevo apoyo en las elecciones presidenciales.

Desde 2016, casi todos los candidatos en busca de una posición política representativa, están usando el análisis de datos de los usuarios a través de redes sociales y uso de otras herramientas digitales, para conocer las necesidades y requerimientos de sus potenciales votantes.

El mejor ejemplo a la fecha fue la campaña del ex presidente estadunidense, Barack Obama, quien utilizó las bases de datos de votantes y la información provista por las encuestas, para ganar las elecciones presidenciales.

Otras herramientas hicieron que la campaña fuera tecnológicamente avanzada y eficiente, como una aplicación móvil que permitía a los encuestadores enviar datos a la oficina de la campaña y de esta manera tener un contacto más directo con los votantes y tener información.

El enfoque de Big Data fue novedoso en ese momento, pero las campañas desde entonces se han puesto al día y el campo de juego se ha estabilizado. Hoy, las campañas recopilan información sobre votantes individuales para ayudar a solicitar donaciones y apoyo. Utilizando los datos de encuestas y listas de millones de personas, los analistas pueden crear modelos para informar la estrategia de campaña y lanzar “microtargeting”, una técnica para personalizar mensajes votantes con características muy específicas, y diseñar materiales y alcance que probablemente resultará en un mayor impacto para los pobladores con derecho al sufragio.

La información que se utiliza para crear estos modelos comienza con bases de datos de votantes, que incluyen información básica de una persona, y cualquier información complementaria que se pueda encontrar de otras fuentes. Otros datos se recopilan directamente de los votantes.

Sorprendentemente, gran parte de los datos más útiles se recopilan a partir de las encuestas y el comportamiento de los votantes, en lugar de los datos de los consumidores. Cada campaña tiene bases de datos específicas para cada partido y sus propias bases de datos privadas que se deben crear y mantener.

Una vez que hayan creado los modelos predictivos, los esfuerzos individuales, como las campañas de correo electrónico, el escrutinio y la publicidad televisiva, pueden dirigirse directamente hacia ciertos grupos demográficos. Esto puede ayudar a que los recursos de campaña puedan extenderse aún más, y hacer un uso más eficiente de los fondos políticos.

¿Cómo se puede aprovechar el Big Data?

Las campañas sofisticadas pueden aprovechar el big data con gran efecto al centrarse en la información que realmente importa. Sin embargo, un análisis predictivo exitoso requiere que los analistas de datos de campaña con talento seleccionen lo que es importante dentro de los conjuntos de datos.

Para poder sobrevivir en un clima político feroz, los candidatos deben asegurarse de que sus científicos de datos estén a la altura del desafío de encontrar a los votantes correctos, y que sus gerentes de campaña y proyectos estén a la altura de gastar ese dinero para lograr el máximo impacto.

Ahora que el uso del análisis predictivo a partir de las encuestas es algo común, el siguiente paso para los grandes datos en política son las redes sociales, las cuales han desempeñado un papel activo en las elecciones de Estados Unidos de 2016. La cantidad de datos sobre las opiniones de los votantes a través de estas plataformas ha sido asombrosa. Sin embargo, es más difícil llegar a los votantes a través del alcance digital, y la mayoría de las campañas no han utilizado con éxito los datos de las redes sociales para llegar a sus votantes más codiciados.

A medida que los métodos de análisis mejoran con las redes sociales, se puede ver que el análisis de datos juega un papel más importante en las carreras políticas y en la creación de nuevas estrategias de campaña.

Obama y su equipo demostraron que el uso de las redes sociales y el análisis del Big Data si ayuda a ganar elecciones, siempre y cuando se haga de manera correcta y, sobre todo, legal.

descarga ebook big data

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.