Artículos

Internet de las Cosas contra el tráfico vehicular

Comparte este contenido:

El Internet de las Cosas puede ser muy útil para disminuir el tráfico vehicular en las grandes ciudades sean o no ciudades inteligentes.

 

La problemática

Uno de los problemas que deben resolver la gran mayoría de las ciudades del mundo es la movilidad urbana. En específico, deben atender la congestión del tránsito vehicular, que se entiende popularmente como “la condición en que existen muchos vehículos circulando y cada uno de ellos avanza lenta e irregularmente”.

Que la congestión vehicular sea una constante en las pequeñas y grandes ciudades entorpece la movilidad urbana, lo que trae como consecuencia mayor emisión de contaminantes por los vehículos; mayor gasto de combustible; retrasos en servicios que proveen las empresas; estragos en la logística de las empresas; demoras vitales en los servicios de urgencias; disminución de la productividad de los trabajadores, afectación en la salud y calidad de vida de los habitantes de la ciudad; entre otras serias consecuencias.

Los datos del tráfico vehicular en las grandes ciudades son asombrosas, según el TomTom Traffic Index señala que la Ciudad de México es la urbe con más tráfico a nivel mundial, seguida de Bangkok, Tailandia y de Jakarta, Indonesia.

En el caso de las ciudades mencionadas el porcentaje de tiempo adicional de traslados es el siguiente: Ciudad de México (66% de tiempo extra en cada viaje)
Bangkok (61%)
Jakarta (58%)

Esto en tiempo representa:

59 minutos adicionales en traslados por día en la Ciudad de México
64 minutos por día en Bangkok
48 minutos por día en Jakarta

Esto equivale a que en la Ciudad de México una persona pasa 9 días y medio en el tráfico al año.

Por otra parte, el Instituto Mexicano para la Competitividad registró en su estudio Movilidad competitiva en la Zona Metropolitana  de la Ciudad de México: diagnóstico y soluciones factibles, Enero 2012 que el tiempo promedio de un viaje en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2009 era de 1hora 21 minutos.

El reducir el tráfico en las ciudades implica impulsar una política de transporte público más eficiente y diversificar las posibilidades de movilidad urbana con otros modos de transporte como el peatonal y  el uso de la bicicleta.

Aplicar la “inteligencia” contra el tráfico vehicular

El modelo de Smart City o Ciudad Inteligente tiene las herramientas apropiadas para atender este tipo de problemas de movilidad. “El concepto de movilidad  en una Smart City se refiere a la sostenibilidad, la seguridad y la eficiencia de los sistemas de transporte  e infraestructuras, así como a la accesibilidad local, nacional e internacional” según el Libro Blanco Smart Cities.

En este contexto, utilizar el Internet de las Cosas en las Smart Cities puede contribuir a reducir el tráfico en las ciudades. Por ejemplo: en algunas ciudades de Europa se ha aplicado el Internet de las Cosas en estacionamientos públicos los cuales cuentan con sensores en los cajones de estacionamiento y paneles a la vista de los conductores que circulan sobre calles aledañas y avisan sobre la disponibilidad de lugares de estacionamiento. Asimismo, hay un monitoreo del tráfico para saber donde existe menor densidad de congestión vehicular para ofrecer rutas alternas a los automovilistas.

Ahora bien, el problema de la congestión vehicular se agudizará en la medida en que sigan circulando más autos particulares, como en el caso de las grandes ciudades de la República Mexicana: “El automóvil ha sido señalado como la causa número uno de los problemas de movilidad, por ser el principal medio de transporte en las vialidades, ya que para trasladar a 35 personas se requieren 30 autos (considerando que la tasa de ocupación promedio por auto es de 1.2 personas) que utilizan una superficie de rodamiento de 500m2; comparación desventajosa contra los 30m2 que requiere un autobús urbano para trasladar el mismo número de personas” según datos extraídos en el Reporte de movilidad urbana en México 2014-2015.

En este sentido, el Internet de las Cosas puede contribuir a que el tráfico disminuya como ya lo hace en ciudades inteligentes en Europa y que el transporte público y el compartido puedan mejorar la movilidad urbana.

Aquí una forma en que el Internet de las Cosas aplicado en las ciudades inteligentes o convencionales puede contribuir a una movilidad urbana menos congestionada:

Gestión eficaz de semáforos dinámicos e inteligentes.- Las ciudades deberán incorporar una red de semáforos inteligentes que permita la fluidez en el tráfico en aquellas calles o avenidas en los que detecte densidad vehicular.

Transporte público con sensores y que pueda ser seguido por aplicaciones móviles.- Los sensores en el transporte público ofrecen data muy valiosa a los usuarios para que éstos elijan la mejor ruta y la menos congestionada por el tráfico. Asimismo, pueden obtener los horarios en sus dispositivos móviles en los que el Metro, Bus Rapid Transit, Tren Suburbano, etc., pasan por las distintas estaciones o paraderos de las distintas líneas de transporte.

Aplicaciones móviles de car sharing y bike sharing integradas a las de transporte público.- Contar con aplicaciones móviles sobre movilidad urbana más integrales en las que no solamente se tengan las del transporte público sino también de servicios de autos y bicicletas compartidas  en una misma aplicación contribuirá a una movilidad urbana en la que se optimicen los tiempos de traslado de un punto a otro, e incluso podría alentar a los automovilistas a dejar su auto particular en algún estacionamiento cercano en el que su auto ya no pueda avanzar por el tráfico y opte por continuar su viaje en una bicicleta.

Integrar el modelo de las supermanzanas.- Las supermanzanas es una iniciativa que surgió en la ciudad de Barcelona, en la que se delimitan áreas de la ciudad en la que se establece qué tipo de transporte puede circular por determinadas calles y avenidas, en la que en los perímetros de estás supermanzanas es donde se intensifica el tráfico dejando libre la zona interna.

En relación al penúltimo punto, una de las tendencias en aplicaciones móviles para enfrentar la movilidad urbana es mobility as a service, utilizada en la Ciudad de Helsinki en Finlandia en la que los usuarios pueden comprar boletos de transporte público, rentar un auto, taxi, motos o bicicletas desde una sola aplicación, eligiendo el lugar o las estaciones en las que comenzarán hacer uso de estos servicios, esto es una manera que también puede contribuir a que se origine menos tráfico en zonas específicos de una ciudad.

Es así, como el Internet de las Cosas puede generar a su alrededor todo un ecosistema capaz de dar solución a una problemática urbana.

Ebook: Por qué la Localización Vehicular de Telcel es mejor que cualquier otro

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.