Cómo ayuda la inmótica a eficientar el uso de energía en mi empresa

Cómo ayuda la inmótica a eficientar el uso de energía en mi empresa

Comparte este contenido:

La inmótica aplicada en tus oficinas corporativas puede contribuir a que reduzcas el consumo eléctrico, beneficiando el bolsillo de la empresa y al ambiente.

Como consecuencia de la innovación tecnológica, la automatización no sólo ha llegado a entornos industriales a través de maquinaria o de robots también ha permeado en los hogares debido a la evolución de la domótica y se ha extendido a diferentes tipos de construcciones como plazas comerciales, edificios corporativos, hospitales, escuelas, etc.

KEY INSIGHTS

El ahorro del sistema de luminosidad y de calefacción en oficinas al utilizar tecnologías inteligentes puede alcanzar hasta un 23% según el American Council for an Energy-Efficient Economy.

En los hogares, la domótica ha hecho posible que se automaticen y controlen vía remota: las cámaras domésticas de vigilancia; las luces; las persianas; los electrodomésticos; el sistema de audio, el sistema de seguridad (alarmas), la instalación de gas e incluso el sistema de calefacción o aire acondicionado.

En este sentido, la domótica hace sinergia con el modelo de Smart Home, al momento de que se implementa la conectividad al Internet de las Cosas y los datos que se recogen a través de los sensores de cada uno de los sistemas y aparatos mencionados son procesados con la finalidad de que “aprendan” de los hábitos de los que habitan la casa para que éstos se activen después de determinado tiempo sin la necesidad de ser operados por un humano.

La automatización de los hogares o la aplicación de la domótica en las casas brinda confort, seguridad, relajación y practicidad a sus ocupantes.

En términos de negocios, este modelo de automatización en infraestructura, instalaciones y sistemas en edificios u oficinas corporativas se le conoce como inmótica.

La Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM) la define como “el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de edificios no destinados a vivienda”.

Con la inmótica, el uso eficiente y ahorro de energía eléctrica es notorio, diversas compañías que ofrecen servicios de inmótica para edificios inteligentes, coinciden que el ahorro puede alcanzar hasta el 30% o más.

Por ejemplo, en días calurosos en los que la luz natural es suficiente para iluminar las oficinas, las persianas automatizadas juegan un papel fundamental pues conforme las horas del día pasan la luminosidad solar va variando, las persianas se van cerrando y el sistema de iluminación en la oficina comienza a operar e intensifica su luminosidad conforme los entornos se oscurecen.

Asimismo, se puede controlar el sistema de calefacción, enfriando o calentando el ambiente e incluso en lugares que se pretende usar, se le puede dar el clima requerido con tiempo de anticipación para que en el momento en el que los asistentes ocupen el espacio se sientan cómodos con el clima al interior del espacio ocupado.

Otros de los sistemas en los que interviene la inmótica y que sirven para eficientar el uso de energía eléctrica es el sistema de elevación, los elevadores inteligentes en caso en que no se ocupen pueden permanecer apagados en su interior, reduciendo el gasto de electricidad.

El incorporar la inmótica en nuestras oficinas o edificios corporativos nos permitirá conocer el consumo de electricidad y eficientarlo; nos permitirá detectar el consumo fantasma y equipos de cómputo o de ofimática encendidos cuando por descuido no se apagan; apagar a distancia luces encendidas en espacios que no se utilizan; desactivar  falsas alarmas a distancia, entre otras variables.

Frente a la modificación de tarifas eléctricas para uso comercial e industrial en nuestro país, que han provocado el aumento en la facturación, apoyarse en tecnologías como la inmótica y el Internet de las Cosas puede contribuir al ahorro de gastos por energía eléctrica.

Descarga ebook ¿Qué es IoT?

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.