Cómo IoT convierte un vehículo en un auto conectado

Cómo IoT convierte un vehículo en un auto conectado

Comparte este contenido:

Un auto conectado utiliza IoT para establecer una comunicación en tiempo real y a distancia entre vehículo y dueño.

El universo de Internet de las Cosas (IoT) parece infinito, cada vez más permea las acciones y tareas de las empresas, cada vez más ofrece nuevas opciones a los hogares y a las ciudades para volverlos más inteligentes, todo para optimizar de muchas maneras la calidad de vida de millones y millones de personas de todo el mundo.

KEY INSIGHTS:

  • Un auto conectado utiliza IoT para generar una interacción constante entre automóvil y dueño.
  • Por medio de IoT es posible conocer la ubicación y el nivel de combustible o carga eléctrica de un vehículo.
  • Los dispositivos de IoT permiten controlar a distancia el sistema de seguridad de un automóvil.
  • Las ventajas de un auto conectado benefician en particular a las flotillas de vehículos de una empresa.

Ocupémonos de un aspecto particularmente interesante de IoT: el de los autos conectados, es decir, los vehículos que utilizan IoT de diversas formas para interconectarse con varios dispositivos y abrir toda una constelación innovadora de comunicación.

Qué es y cómo funciona un auto conectado

Un auto conectado es un vehículo que mantiene una estrecha y variada comunicación con el dueño, a través de dispositivos de IoT que se pueden controlar a distancia desde un smartphone que posee aplicaciones correspondientes; hay que decir que los autos conectados pueden utilizar gasolina o ser híbridos o eléctricos e incluso autónomos (de hecho, la tendencia a mediano plazo es que la interconectividad se realice sobre todo en autos eléctricos); la idea esencial de un auto conectado es permitir la interacción a distancia entre el vehículo y el dueño.

A continuación una lista de las ventajas y beneficios que un auto conectado le brinda al dueño del vehículo:

  • Por medio de sensores es posible monitorear las condiciones mecánicas y generales del auto, su sistema de seguridad, la cantidad de combustible, la carga de la batería (en autos eléctricos e híbridos), conocer puntos de recarga eléctrica y de gasolineras, la presión de las llantas, así como, mediante GPS, la ubicación exacta donde se encuentra el automóvil; esta información puede leerse en un smartphone, tablet o PC.
  • A distancia es posible conocer el estado del sistema de seguridad del automóvil, detectar si funciona correctamente, bloquearlo o desbloquearlo y por supuesto recibir alarmas y mensajes en el momento en que alguien intenta robar partes del mismo, entrar en él o encenderlo para llevárselo; también es posible usar e-call, un dispositivo que se instala en el interior del auto y que está conectado con centros de control y asistencia médica y policial, que en caso de accidente avisa de inmediato dónde y a qué hora aconteció la colisión, la situación física de los accidentados, si se activaron o no las bolsas de aire, cuántos pasajeros viajaban, entre otra información.
  • Con IoT es posible saber en tiempo real y a distancia si un automóvil fue estacionado en un lugar permitido o no; a través de sensores externos colocados en espacios donde los autos han de estacionarse se envía una señal al dispositivo IoT integrado en el automóvil, que a su vez emite otra señal a un smartphone, tablet o PC, misma que es recibida por quien o quienes cuidan del auto; esta función es o será útil en particular en el caso de automóviles autónomos.
  • Antes de utilizar el auto se puede definir previamente la climatización del mismo a distancia, para que una vez que se arribe al vehículo la temperatura esté como se definió de manera anticipada.
  • Uno de los últimos aportes de IoT al desarrollo de los autos conectados e inteligentes es la sustitución de uno de los objetos más antiguos que han tenido los automóviles; las placas metálicas, que hoy se están remplazando por una pantalla digital –llamada rplate– que además de contener el registro oficial del auto también muestra  la tarjeta de circulación y otros documentos de identidad del auto y del dueño; este dispositivo puede conectarse con centros institucionales que certifican la vigencia de los documentos que un conductor y un auto han de tener, a la vez, a través de la pantalla digital es posible realizar muchas de las funciones que posee un auto conectado.

Flotillas interconectadas

Todas las funciones anteriores tienen particular utilidad cuando se aplican a flotillas de autos de una empresa que requiere de vehículos para realizar tareas específicas de transportación; la tecnología inteligente de los autos conectados dota a una flotilla de decenas o cientos de vehículos, de innumerables ventajas que optimizan su funcionamiento en muchos sentidos; a través de la conectividad entre autos y el control central de una empresa o negocio, la gestión del transporte resulta más rápida, ahorrativa y eficaz.

La tecnología inteligente que contiene un auto conectado es parte de un proyecto más amplio: el de las ciudades inteligentes, que buscan depurar y mejorar la dinámica integral de los espacios urbanos.

Ebook: l Internet de las Cosas está en las calles

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.