Drones y IoT para cuidar la calidad del aire

Drones y IoT para cuidar la calidad del aire

Comparte este contenido:

Los drones y el Internet de las Cosas son tecnologías emergentes que ayudan en la prevención y control de la calidad del aire en las grandes ciudades.

El monitoreo de la calidad del aire es una actividad importante que se ha desarrollado y perfeccionado en las últimas décadas debido al incremento de la población y de la contaminación atmosférica que generamos día a día.

KEY INSIGHTS:

  • Los drones junto con la conectividad del IoT son utilizados para medir la calidad del aire con lo que complementan la información que se obtiene a través de las estaciones terrestres dedicadas a esta labor.
  • Los drones no sólo miden contaminantes, pueden ser utilizados para entregas, ya lo han probado empresas como Amazon y recientemente se han visto drones que entregan pizzas en la ciudad de Nueva York.
  • Es posible implementar tecnologías que pueden medir y reaccionar a los factores ambientales y al uso de energía para reducir las emisiones a una escala mucho más amplia.
  • Un ancho de banda más económico, la mayor disponibilidad de sistemas de cómputo y los menores costos de almacenamiento están impulsando la adopción de las tecnologías de IoT para combatir la contaminación de maneras cada vez más innovadoras.

Medir el nivel de contaminación por el número de nano partículas que existen en una determinada área permiten conocer y actuar en contra de los efectos de un ambiente contaminado.

Las técnicas tradicionales incluyen estaciones fijas y misiones de globos aerostáticos para obtener las muestras, pero ahora los drones se han convertido en aliados para ayudar en estas tareas y junto con el Internet de las Cosas (IoT), recaban información que resulta útil para entender y prevenir con mayor anticipación los efectos de los contaminantes del aire.

A la fecha, los drones junto con la conectividad del IoT son utilizados para medir la calidad del aire con lo que complementan la información que se obtiene a través de las estaciones terrestres dedicadas a esta labor.

También existen sondas que mapean las  zonas contaminadas en tiempo real con aplicaciones de manera que realizan mapeos térmicos para medir la presencia de emisiones de carbono y trasladarlo a mapas en dos o tres dimensiones.

Actividades de los drones

Pero los drones no sólo miden contaminantes, pueden ser utilizados para entregas, ya lo han probado empresas como Amazon y recientemente se han visto drones que entregan pizzas en la ciudad de Nueva York.

Los ingenieros proyectan el desarrollo de drones más grandes, capaces de llevar carga equivalente a un par de camiones lo que representaría una reducción importante en las emisiones generadas por los transportes a base de combustibles fósiles.

Por otra parte, es evidente que las personas generamos la crisis de emisiones de carbono pero también generamos gran cantidad de información sobre nuestra actividad diaria que puede ser monitoreada pues estamos conectados a internet.

Así como logramos una rápida industrialización que impacto en el aumento de la contaminación ambiental, la innovación tecnológica es la clave para resolver el problema

Si bien, no basta con cambiar los comportamientos de cada individuo, es posible implementar tecnologías que puedan medir y reaccionar a los factores ambientales y al uso de energía para reducir las emisiones a una escala mucho más amplia.

Para ello, el Internet de las Cosas es crucial, por ejemplo en el uso de sistemas inteligentes de energía en los hogares conectados que monitorean los patrones de consumo y se comunican en tiempo real para maximizar la eficiencia energética, ahorrando dinero y energía.

El beneficio del IoT en diferentes áreas

Los autos conectados de fabricantes como GM y Tesla están maximizando la eficiencia de las rutas, ahorrando tiempo y combustible y reduciendo las emisiones.

Las redes inteligentes habilitadas para IoT están recopilando datos de dispositivos conectados a la red eléctrica y ajustando la producción de energía de manera más eficiente.

Existen empresas que están implementando el Internet de las Cosas para ayudar a los administradores de comercios a tomar mejores decisiones sobre el uso del agua, promover su conservación y modificar el comportamiento sobre su consumo de agua.

En la agricultura, los equipos y sensores compatibles con IoT capturan una variedad de datos, desde las condiciones climáticas y del suelo hasta los niveles de bombeo y almacenamiento, para ayudar a los clientes agrícolas a reducir drásticamente su consumo de energía.

Como evidencian estos ejemplos, el Internet de las Cosas juega un papel clave en la resolución de estos problemas globales.

Un ancho de banda más económico, la mayor disponibilidad de sistemas de cómputo y los menores costos de almacenamiento están impulsando la adopción de las tecnologías de IoT para combatir la contaminación de maneras cada vez más innovadoras.

descarga-gratis-ebook-iot

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.