Internet de las Cosas ya puede prevenir los desastres naturales

Internet de las Cosas ya puede prevenir los desastres naturales

Comparte este contenido:

El Internet de las Cosas tiene diferentes aplicaciones antes, durante y después de un desastre natural. ¡Conozcamos algunas iniciativas!

Los usos del Internet de las Cosas han ido más allá de registrar el récord de un runner, monitorear la calidad de sueño de una persona o de utilizarse en bicicletas compartidas, conforme pasan los años se añaden novedosas funcionalidades y tareas a los objetos conectados.

KEY INSIGHT

Otra de las iniciativas que buscan reducir los márgenes de impacto frente a un desastre natural es la aplicación móvil 911 de la Ciudad de México (App CDMX 911), la cual cuenta con botones de emergencia pero sobre todo con una alerta sísmica, que dependiendo de la magnitud y del lugar del epicentro de sismo detona una alerta para que el usuario tome las medidas precautorias frente a un fenómeno telúrico.

El Internet de las Cosas ha pasado de ser un fascinante gadget para el consumidor de a pie a convertirse en una pieza clave de la infraestructura de las grandes ciudades o de las fábricas de manufactura.

Con las múltiples posibilidades que ofrece el Internet de las Cosas de obtener datos de diferentes fuentes y analizarlos es que su implementación ha logrado filtrarse en otros contextos, distintos a los arriba mencionados.

El Internet de las Cosas también se ha convertido en un excelente instrumento para mitigar los estragos provocados por los desastres naturales.

En el informe Natural disasters 2017 elaborado por el Centre for Research on the Epidemiology of Disasters (CRED), “en 2017, ocurrieron 335 desastres naturales que afectaron a 95.6 millones de personas, fallecieron 9 697 personas y en las que se registró un total de $335 mil millones de dólares en pérdidas económicas”.

Quizá estas cifras pudieron haber sido mayores de no ser por algunas iniciativas de prevención realizadas por varios países y apoyadas en el Internet de las Cosas.

Entre estas iniciativas se encuentra la realizada en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, en la que el gobierno en conjunto con otros actores, entre ellos la empresa Oracle y BGH S.A., desarrollaron un sistema de monitoreo, vigilancia y gestión de aguas pluviales para prevenir inundaciones en la ciudad, que cabe recordar, cuenta con el afluente conocido como el Río de la Plata.

Resultados cercanos en aplicación de sensores

Algunos de los resultados al implementar sensores remotos y el sistema integral para capturar, administrar y gestionar la información del clima y los datos de escurrimiento de aguas pluviales y de flujo de río fueron:

– Aumentó de la capacidad de la ciudad para gestionar adecuadamente su supervisión de las precipitaciones, el nivel del agua del río, y el rendimiento del sistema de escurrimiento de agua durante las tormentas, proporcionando la capacidad tecnológica a través de varias aplicaciones que trabajan bajo a un entorno de alta estabilidad como lo es Oracle Business Intelligence Aplications.

-Mejoró la comprensión del comportamiento de los sistemas de desagüe de aguas pluviales y optimizó los procedimientos de dispersión de alerta temprana con ampliada visibilidad de datos operacionales gracias a un entorno de BI en tiempo real, rentable, y altamente disponible que aprovecha proyecciones de datos históricos, actuales y futuros.

Otra de las iniciativas que buscan reducir los márgenes de impacto frente a un desastre natural es la aplicación móvil 911 de la Ciudad de México (App CDMX 911), la cual cuenta con botones de emergencia pero sobre todo con una alerta sísmica, que dependiendo de la magnitud y del lugar del epicentro de sismo detona una alerta para que el usuario tome las medidas precautorias frente a un fenómeno telúrico.

Por otra parte, el Departamento de Transporte de Wyoming en Estados Unidos, creó el programa Wyoming Connected Vehicle Pilot que consiste en conectar en la Interestatal 80 (I-80) trailers con trailers, es decir, vehículo a vehículo (V2V); vehículo a infraestructura (V2I) e infraestructura a vehículo (I2V) para monitorear y reportar las condiciones de la carretera debido a que en invierno hay intensas nevadas, y en verano, neblina y fuertes vientos.

En esta ruta se manejan 32 millones de toneladas de envíos al año, la carretera es de costa a costa y tan sólo en 2016 se registraron 18 muertes, más de 1600 colisiones y pérdidas de alrededor de 865 millones de dólares.

El sistema, que consiste en un dispositivo, una app instalado en los trailers y hot spots colocados en señalizaciones (infraestructura de la autopista) de la Interestatal en los que se visualizan las advertencias y alertas de las condiciones del camino, los lugares en los que hay que reducir la velocidad, si hay trailers adelante y que no pueda ser visto por la neblina, lugares donde se pueden estacionar, dónde ocurrieron choques, etc.

De esta manera, se utiliza el Internet de las Cosas en casos de desastres naturales.

Descarga ebook ¿Qué es IoT?

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.