Suelos agrícolas más fértiles con Internet de las Cosas

Suelos agrícolas más fértiles con Internet de las Cosas

Comparte este contenido:

Mantener el suelo fértil para el cultivo de productos agrícolas apoyado en Internet de las Cosas dará mejores cosechas y mantendrá sanos y productivos nuestros sembradíos.

La naturaleza es tan generosa con el ser humano que nos ha dado terrenos o suelos aptos para el cultivo y otros que con tratamientos y cuidados especiales se pueden convertir en terrenos fértiles para sembrar.

KEY INSIGHTS

Para mantener el suelo en buenas condiciones:

  • Realiza un análisis del suelo para determinar su composición físico-química.
  • Aplica la dosis de fertilizante o abono orgánico con el tipo, la cantidad y en la época adecuada para aumentar su fertilidad.
  • Implementa medidas de mantenimiento de suelos para evitar la erosión y la perdida de fertilidad.
  • Rota cultivos combinando gramíneas con leguminosas.
  • Siembra cercas vivas alrededor de tu parcela.

Fuente: SAGARPA

Asimismo, el hombre a través del tiempo ha desarrollado distintas técnicas y tecnologías agrícolas para el cultivo de alimentos, incluso nuestros antepasados prehispánicos inventaron una técnica para sembrar en superficies que literalmente flotan sobre lagos, lagunas y pantanos conocidas como chinampas.

Como comenté líneas arriba, existen una amplia diversidad de suelos y no todos son susceptibles de ser usados para la agricultura. Sin embargo, el hombre ha creado técnicas de tratamiento de suelos con diferentes grados de tecnificación, que van de lo orgánico al uso intensivo de agroquímicos (fertilizantes, fitorreguladores, entre otros).

Para saber si un suelo es fértil para fines agrícolas tenemos que conocer varios factores como su acidez o alcalinidad (pH), su contenido de nitrógeno o de metales (minerales), su humedad, su materia orgánica, su salinidad, la topografía del terreno y la microbiota del suelo. Estos factores pueden, incluso, hasta determinar lo que debemos sembrar en dicho suelo.

Por otra parte, la intervención humana, el uso agrícola de manera intensiva del suelo, su explotación para actividades pecuarias, la contaminación ambiental y las condiciones climáticas pueden erosionar irreversiblemente el suelo.

Para mantener en un estado de fertilidad constante el suelo donde cultivamos nuestros productos agrícolas debemos emprender muchas acciones que no sólo tiene que ver con aspectos de labranza también con un constante monitoreo de las condiciones del suelo cultivado.

Es en este proceso en el que interviene la agricultura de precisión a su vez auxiliada por el Internet de las Cosas. Debemos tener presente que entre las cualidades de la agricultura de precisión están sus técnicas para recabar datos desde diferentes fuentes lo que nos ofrece una radiografía detallada y exacta de las variables particulares del terreno y de los productos del cultivo.

En contraste, como señala un documento de la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU), “la agricultura convencional considera las condiciones de terreno como homogéneas y aplica la misma cantidad de insumos, por ejemplo agua y fertilizantes a toda la superficie de siembra. Esto incrementa los costos de inversión y aumenta los riesgos de contaminación ambiental”.

El panorama nacional de la Agricultura de Precisión

En el caso particular del uso de Internet de las Cosas en suelos agrícolas, por ejemplo, existe en México una alianza entre la consultora Cycasa y la empresa de Sistemas Avanzados Integrales SC (Avansys), en la que ofrecen a los agricultores una solución integral de software de monitoreo, datos geográficos y una estación edafo-climatológica basada en el Internet de las Cosas que registra, almacena, manipula y analiza la información obtenida en tiempo real sobre el cultivo y su estado.

La estación edafo-climatológica tiene sensores y otros elementos propios del Internet de las Cosas que permite manipularlo e instalarlo fácilmente en el terreno de estudio(in situ) para obtener información y variables como: conductividad eléctrica, CO2, oxígeno, PH, humedad, entre otras variables, lo que combinado con otros datos obtenidos por geolocalización permite el monitoreo y obtención de información valiosa y determinante en tiempo real del suelo y producto cultivado.

De esta manera el Internet de las Cosas auxilia a la agricultura de precisión en alguna de sus tres principales fases: recopilación de datos, análisis de información e implementación de las técnicas más adecuadas.

Descarga ebook ¿Qué es IoT?

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.